domingo, 30 de noviembre de 2008

Noche en Saint-Cloud

.
En 1889 Munch celebró su primera exposición individual impulsado, entre otras cosas, por la necesidad de obtener una beca del Estado que le permitiera continuar su formación en París. En octubre de ese año se inscribió en la escuela de arte de Léon Bonnat en la capital francesa, y hacia finales de 1889 se trasladó a la localidad de Saint-Cloud, situada en las afueras de París, donde se instaló con su amigo el poeta danés Emmanuel Goldstein.
.

de Munch (1863-1944)

.
Munch asistía a las clases por la mañana en la escuela de Bonnat, pero a medida que pasaba el tiempo, se incrementaban las diferencias entre ambos. Munch se sentía cansado del realismo del maestro, mientras que éste cuestionaba la paleta cromática del pintor noruego. En Noche de Saint-Cloud, el pintor emplea, sobre todo, tonos oscuros en los que predominan el azul y el verde para realzar la vista interior nocturna de un apartamento, iluminado por la luz nocturna que se filtra, como una bruma, desde la ventana. Sin embargo, hay otros puntos de luz que contribuyen a crear contrastes. La lámpara que cuelga del techo ilumina la pared izquierda, parte del asiento y del suelo, pero deja a contraluz al hombre que está sentado. A la vez, desde la ventana se intuye que por el río va pasando un barco que está muy iluminado, pero esas bombillas no llegan a penetrar en la atmósfera del cuadro, sino que realzan los contornos de la ventana. Y es que el centro de la ventana junto con la lámpara, marca la vertical dominante de la composición, mientras que la sombra del marco sobre el suelo determina la diagonal más vigorosa. Este juego de líneas verticales y diagonales organiza el pequeño espacio que ocupa la estrecha habitación para que parezca más amplia. Las dos líneas principales dividen el cuadro en dos áreas geométricas complementarias, y aproximadamente del mismo tamaño: una más iluminada, y la otra, en penumbra.
.
La composición, una figura masculina, tocada con sombrero de copa, está sentadaa en un sofá, hacia el fondo del cuadrto, con la cabeza apoyada en la mano y observado por la venana. El model fue su amgio Emmanuel Goldstein, aunque podría tratarse del propio Munch que, en medio de ese juego de penumbras y destellos de luz, se convierte en la viva imagen de la tristeza, la soledad y la melancolía en un mundo extraño.
.