martes, 7 de octubre de 2008

Interior metafísico con taller

-
de Giorgio de Chirico (1888-1978)
-
Chirico fue un pintor italiano de origen griego creador la escuela de pintura metafísica. Estudió arte en Atenas y en Munich, donde recibió una gran influencia de las obras alegóricas del pintor suizo del siglo XIX Arnold Böcklin. En Turín, Florencia y París, donde se instaló en 1911, pintó sus primeras obras metafísicas, las cuales evocan un mundo onírico misterioso y amenazador a través de acentuados contrastes de luces y sombras y de una perspectiva exagerada.
-
Mientras hacía el servicio militar en Ferrara en 1915, de Chirico conoció al pintor futurista Carlo Carrà y juntos fundaron la revista Pintura Metafisica en 1920. Entre 1915 y 1925 de Chirico pintó extraños maniquíes sin rostros y naturalezas muertas en las que yuxtaponía objetos que no tenían ningún tipo de relación entre sí, técnica que luego adoptarían los surrealistas; de hecho, entre 1924 y 1930 proporcionó un gran impulso al movimiento surrealista e influyó en artistas del movimiento de la talla de Yves Tanguy y Salvador Dalí. A mediados de la década de 1930 regresó a Italia, abandonó ese estilo y adoptó uno más académico que lo convirtió en un retratista de éxito.
-

2 comentarios:

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Las cosas tiene dos aspectos: el aspecto corriente, que vemos casi siempre y que ven los hombres ordinarios, y el aspecto fantasmal y metafísico, que solo unos pocos individuos pueden sentir en momentos determinados.

Una obra de arte debe hablarnos poéticamente de algo y también de lo que sus formas materialmente esconden.
Un abrazo y sigue poniendo obras tan interesantes

Xari dijo...

Lo metafísico es como el más allá, algo que se intuye pero que no vemos salvo en momentos fugaces de "lucidez esquizofrénica". Muchísimas gracias por tus palabras. Un gran abrazo para tí también.